Alfa Laval - Producción de npk (viene de nitrógeno (n), fósforo (p) y potasio (k))

Producción de npk (viene de nitrógeno (n), fósforo (p) y potasio (k))

El aumento de los costes, las regulaciones ambientales y la demanda mundial de alimentos están presionando a los fabricantes de fertilizantes NPK para que mejoren su eficiencia. Los procesos complejos y corrosivos lo hacen difícil. Ya sea que produzcan fertilizantes de uno o varios nutrientes, los fabricantes pueden confiar en los intercambiadores de calor de placas y juntas Alfa Laval Diabon®, duraderos y resistentes a la corrosión, para que duren mucho tiempo y aumenten la productividad.

NPK 640x360

Mejora de la eficiencia para la producción de fertilizantes NPK

La producción de fertilizantes NPK implica mezclar las proporciones precisas de nitrógeno, fósforo y potasio en ambientes altamente corrosivos. Alfa Laval puede ayudar a aumentar el tiempo de actividad, impulsar la recuperación de calor y obtener un rápido retorno de la inversión.

La gama de intercambiadores de calor Alfa Laval Diabon® presenta placas de grafito únicas con excelentes propiedades de resistencia a la corrosión. Estos resisten los entornos más duros, lo que garantiza una larga vida útil del equipo con el máximo tiempo de actividad y un mínimo de suciedad, estrés y fatiga.

Compactos y flexibles, nuestros intercambiadores de calor de placas de grafito Diabon ocupan típicamente solo el 40% del espacio requerido para intercambiadores de calor de bloque de carbono y de carcasa y tubos comparables. Esto libera un valioso espacio en el piso y facilita la instalación en espacios reducidos para aumentar la capacidad de las plantas existentes.

La eficiencia de los intercambiadores de calor de placas Diabon® otorgan a la planta de fertilizantes de Bélgica "licencia para operar"

Un antiguo sistema de refrigeración abierto amenazaba con dejar la planta de fertilizantes de sulfato de potasio de Tessenderlo Chemie en Ham, Bélgica, con corrientes de desechos contaminadas con ácido clorhídrico que pondrían en riesgo la rentabilidad de la instalación. Alfa Laval tenía la solución

lea el "case story" aquí (idioma inglés)