Air Heat Exchanger Wetted

Intercambiadores de calor de aire con serpentin aleatado

Intercambiadores de calor de superficie raspada

Buscsar en páginas y documentos

Solicitar contacto de Alfa Laval

Por favor, seleccione su país

"Cerrando" el trato: cómo las juntas originales evitan daños y paradas

En materia de juntas, no todo es lo que parece. Aunque muchos fabricantes aseguran que sus juntas son compatibles con las bombas LKH, el comprador debe ser cauto. Estas alternativas de aspecto similar suelen ser de calidad precaria y pueden provocar graves problemas mecánicos, incluso en uso normal. Son tantas las diferencias entre las juntas originales Alfa Laval y las de la competencia que, si se decide a usar estas últimas, debe tener presente que lo hace a su propio riesgo, pues pueden provocar graves averías e interrupciones.

FECHA 2017-02-03

 

Basta realizar unas cuantas pruebas a estas otras juntas para que no tarden en surgir una serie de problemas. Recientemente, un equipo independiente puso a prueba, a petición de Alfa Laval, cinco modelos de piezas muy similares a las nuestras. El equipo analizó el soporte, el inserto y la junta tórica de la superficie estática; la superficie rotativa y la junta tórica de la superficie rotativa; y el muelle helicoidal. También se realizaron pruebas de ajuste y de presión.

Los resultados revelaron que ninguna de las juntas reunía los exigentes estándares de fabricación de Alfa Laval. De hecho, se descubrieron importantes desviaciones en todos los modelos que podrían afectar negativamente al rendimiento y la fiabilidad, exponiendo a los usuarios a un mayor riesgo de avería de los equipos.

Soporte de la superficie estática

El primer elemento analizado fue el soporte de la superficie estática. Se descubrió que las otras piezas se fabricaban con materiales muy inferiores a los de las piezas originales de Alfa Laval. Entre los materiales utilizados estaban el acero inoxidable AISI 316, que es dos clases inferior al utilizado por la pieza original de Alfa Laval; el AISI 304, de una clase inferior al de Alfa Laval; acero inoxidable austenítico AISI 321, que estabiliza el titanio, ANIS304; y un material no magnético que revelaba un acero 316 o similar.

El principal problema de todos estos materiales es que son muy similares al material de la placa posterior, lo que aumenta el riesgo de trabado al colocarlo.

Además, el coeficiente de expansión térmico de varios de estos materiales es superior al acero inoxidable dúplex que actualmente utiliza Alfa Laval. Las temperaturas aplicadas crean un cambio mayor de la planitud que el material original.

El material del soporte de la superficie estática también podría ser de acero inoxidable de baja calidad, menos resistente a la corrosión que el material AISI 316L de la bomba.

También se analizó el acabado superficial de los soportes de la superficie estática. Aunque varios cumplían con lo esperado o eran solo ligeramente superior a la norma 3A respetada por Alfa Laval, las pruebas en varios de ellos demostraron que el acabado superficial de las superficies humedecidas presentaban especificaciones superiores a las establecidas para bombas centrífugas: uno llegaba hasta Ra 1,5, muy superior a la norma 3A. Este mayor acabado superficial podría mermar o incluso destruir la capacidad de limpiar correctamente la junta mecánica.

En dos de los cinco soportes de superficies estáticas, las ranuras destinadas a la herramienta de ajuste estaban mal realizadas, de manera que no fue posible utilizar la herramienta de ajuste para ajustar la junta del eje en la placa trasera. En otro caso, por un error de dimensiones, solo pudo introducirse la herramienta de ajuste hasta la mitad pues los radios eran excesivos en las esquinas fabricadas.

Insertos de superficie estática

El equipo de pruebas también analizó los insertos de la superficie estática. Solo uno de ellos presentaba carburo de silicio correctamente sinterizado. Los otros cuatro incorporaban carburo de silicio unido por reacción en lugar del material original. El silicio unido por reacción puede reaccionar peligrosamente al procesar cáusticos y otros álcalis. Además, puede corroerse si se expone a agentes de limpieza cáusticos comunes (como NaOH y otros agentes similares).

Junta tórica de superficie estática

Acto seguido, el equipo de pruebas analizó la calidad de las juntas tóricas de la superficie estática. Varias de ellos estaban fuera de tolerancia, pero es probable que la desviación de las especificaciones, en estos ejemplos concretos, no afecte al rendimiento. Otro fabricante, en cambio, decidió desviarse del diseño original y utilizó una junta de PTFE en vez de una junta tórica. Aunque la resistencia de esta junta a los químicos es mayor, sufrirá deformación por compresión y a la larga causará una fuga.

Superficie rotativa

Aquí, las pruebas revelaron un desvío grave de las características de la pieza original de Alfa Laval. El fabricante fabricó la pieza con carbono, pero la insertó a presión en un soporte de acero inoxidable (uno era de AISI 304; otro era de un material mejor que el 304 pero peor que el 316). La diferencia en el coeficiente de expansión térmico era superior al del inserto de carbono. Las temperaturas aplicadas acabaron alterando la planitud.

Junta tórica de superficie rotativa

También las pruebas a la junta tórica de la superficie rotativa revelaron diferencias con la pieza original de Alfa Laval. La sección transversal de una de las juntas tóricas medía entre 3,41 y 3,46 mm menos de lo tolerado. Al estar por debajo de la tolerancia, presenta un alto riesgo de fugas. También la junta tórica de otro fabricante revelaba una unión deficiente que también podría causar fugas.

Muelle helicoidal

Estas pruebas revelaron, igualmente, varios problemas. En uno de los muelles, el diámetro interno apretaba muy poco el diámetro de la espiga de la cara rotativa de carbono. En otro lo apretaba en exceso. Esta circunstancia puede someter la superficie rotativa de carbono a tensiones excesivas que acaben curvando la superficie, con las consiguientes fugas.

Ajuste

De nuevo las pruebas revelaron resultados insatisfactorios. Por un lado, la superficie estática se trababa al acoplarse a la placa trasera de la bomba. La causa podía achacarse al deficiente mecanizado de la rosca y a la mala elección del material. La placa trasera de la bomba resultó dañada, lo que obligó a retocar la rosca. Otra daba la sensación de que iba a trabarse, debido también a la mala elección del material. Las otras tres presentaban riesgo de trabarse, pero finalmente no lo hicieron.

Prueba de presión

Esta prueba no pudo realizarse en las piezas que se trabaron. En las que sí fue posible, el equipo de pruebas realizó una prueba de presión en el que la junta del eje se presurizó con una presión estática de 4 bares, usando agua del grifo a 20 °C. Se detectaron fugas por goteo. En otra, la junta del eje perdía líquido a través de la junta tórica dinámica. La causa era el deficiente mecanizado del diámetro interno de la superficie rotativa. Una prueba de presión en otra de las muestras abrió una fuga a través de las superficies de la junta. Lo más probable, en este caso, es que la fuga se debiera a la escasa planitud de la superficie de sellado.

Conclusiones

Puede concluirse que todas y cada una de las pruebas realizadas a las piezas ensayas revelaron resultados muy insatisfactorios en comparación con la original de Alfa Laval. Al elegir un repuesto de otra marca, los usuarios se exponen al riesgo de dañar el equipo y a sufrir interrupciones.

Chantra Trithara

Marketing Communications Manager

+46 708 557691
chantra.trithara@alfalaval.com

Última versión en línea de Close at hand

Encontrar piezas de repuesto Alfa Laval